Facebook Twitter Google +1     Admin

La sucia moral homofóbica

20151110024559-adopcion-gay.jpg

Hemos visto y oído a los defensores de la “familia” en una maratón de rabiosas declaraciones contra la decisión de la Corte Constitucional que reconoció el derecho, a que las parejas del mismo sexo puedan adoptar hijos. Se han venido con “argumentos” enjundiosos, como que las parejas del mismo sexo tienen “heridas afectivas” incurables, que el promedio de las uniones homosexuales no pasa de tres años, que las parejas homosexuales influyen en la propensión de los hijos a ser homosexuales,  que es una norma discriminatoria contra los niños, porque en vez de papá y mamá, se le dan dos papás ó dos mamás. La iglesia católica, por voz de Monseñor Augusto Castro, ha ido más lejos al declarar que no importa la familia, que lo que importa es que los niños tengan un papá hombre y una mamá mujer. La iglesia no ha podido ver, que un nuevo tipo de familia ha irrumpido en la modernidad, entre la variedad cultural de familias que existen en el mundo.

La ley en Colombia es clara, en cuanto a las condiciones de los adoptantes: ser plenamente capaces (¿de qué?); tener 25 años de edad cumplidos; demostrar idoneidad física, mental y moral (¿cómo puede alguien, independientemente de que sea heterosexual u homosexual, demostrar idoneidad moral?);y 
tener al menos 15 años más que el adoptable.
Si una pareja del mismo sexo cumple los anteriores requisitos, por qué no puede adoptar. De hecho, aun cumpliendo los requisitos anteriores, la ley ha discriminado y condenado el derecho constitucional de adopción de las parejas del mismo sexo. En el fondo, no habiendo impedimentos de ley, es el prejuicio homofóbico, el que discrimina a la población homosexual, y dictamina que por el hecho de ser homosexual carece de idoneidad moral para adoptar. Es como si a las mujeres se las discriminara por ser mujeres, a los negros por ser negros y a los judíos por ser judíos. ¿En que quedó eso de que todos somos iguales ante la ley? ¿Qué pasó con el espíritu constitucional que impide segregar por razones de raza, religión y orientación sexual? Homofobia católica y goda. Homofobia de una institución minada por los pederastas, y por sectores políticos, en los que se guardan en el closet, pandillas completas de homosexuales.

Un poco por ingenuidad, creí que una de las condiciones para adoptar hijos, fuera que los adoptantes constituyan pareja civil o religiosamente vinculada (como una garantía legal de estabilidad familiar). Pero la ley no habla para nada del estado civil (lo cual viene a decirnos que el estado civil es irrelevante para efectos de adopción), la iglesia tampoco demanda matrimonio como condición de adopción. De haber sido así, tendrían al menos una talanquera legal para impedir que parejas del mismo sexo, que no estuvieran casadas, pudieran adoptar, en un país en el que por discriminación homofóbica y fascista, el matrimonio entre parejas del mismo sexo no ha sido aprobado, gracias a una insolente campaña de la iglesia católica, el partido conservador y el señor Procurador.

Lo que la Corte constitucional ha hecho es restituir unos derechos que de siempre han tenido las parejas homosexuales, pero que sin razón legal les fueron cercenados por la intolerancia fascista de los dueños de una moral bastante inmoral.  

Conociendo la tragedia de muchos niños, ni siquiera adoptados, en familias (legal o religiosamente vinculadas) de heterosexuales católicos y teniendo en cuenta la desproporción entre el número de parejas hetero y homo, en Colombia, a veces sería preferible que en vez de papá y mamá, los niños tuvieran dos mamás, o dos papás.

 

 

   

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris