Facebook Twitter Google +1     Admin

Un país que no lee no ve

20131209053755-ministra-campo.jpg

Se conocieron los resultados de las pruebas Pisa 2012. Los resultados para Colombia no son nuevos. Entre 65 países, cuyos estudiantes fueron evaluados, tenemos el puesto 62. Para un promedio de 496 puntos en la prueba de lectura, tenemos 403.

A la Ministra de Educación le preguntaron cómo interpretaba los resultados de las pruebas, y qué responsabilidad le cabía al sistema educativo en el descalabro. Ella dijo que había varias formas de leer los resultados. Comparte la opinión de que no son buenos, pero añade, que ellos están haciendo las cosas bien. Señora Ministra Campo, por favor, deje de hacer las cosas tan bien, a ver si en dos años subimos al puesto 60.

¿Qué es lo que estamos haciendo bien? ¿Qué es lo que estamos haciendo mal? ¿Qué no estamos haciendo? Cuando tengamos unas respuestas límpidas, sin ánimo de propaganda, que nos revelen tal cual somos, tal vez, como los chinos, tendríamos una luz al futuro. Los chinos son los primeros leyendo, son la segunda economía del mundo, son productores de ciencia y tecnología, tienen los mejores violinistas del mundo y ante todo saben controlar muy bien a 1.600.000.000 de chinos. Qué hace que estaban en el medioevo de la revolución cultural.

Un país que lee aprende y no se deja excluir. Y la exclusión al derecho a la lectura, que inspiró a las castas en su labor educadora, ideológica y evangelizadora, ya no va más. No es posible en la era Internet. Lo que estamos viviendo es una auto exclusión de mayorías alfabetizadas que no leen. Una denegación de hecho al derecho a leer.

No estamos enseñando a leer bien. Tal vez discrepemos con la Ministra, cosa que me alegra. No podemos enseñar a leer bien porque no leemos. Un país que no lee no se enseña a leer a sí mismo. Muchos de los aprendizajes hoy se hacen por vía lectora, no de otra forma funcionarían los sistemas de educación virtual.

Aprender a aprender requiere una sola cosa: leer. Y si no lo estamos haciendo bien, como lo demuestran los resultados, es porque no podemos estimular la lectura con la lectura. No somos un país que se lee a sí mismo, somos un país con una lectura del mundo muy cerrada. Y no leemos, porque no nos enseñaron a leer. El Ministerio de Educación  durante muchos años se conformó con alfabetizar, y mal que bien terminaron el siglo XX con una tasa del 91% de alfabetismo. Pero, lo que la Ministra no ha entendido, y creo que buena parte de su equipo tampoco, es que entre ser alfabetizado y ser lector, hay la misma distancia que entre un redactor de oficio y un artista de la palabra.

Señora Ministra. En una cosa estamos de acuerdo. El nudo del problema está en quienes deben enseñar a leer. Es bastante claro, desde hace más de una década, que a los maestros hay que enseñarles a leer para que puedan enseñarles a los muchachos. Los maestros no lectores son los peores asociados del aprendizaje y del gusto por la lectura. No es que no lo estén haciendo bien, es que no saben cómo hacerlo. Los resultados ridículos que los estudiantes evaluados por Pisa obtuvieron, no son otra cosa que la otra cara de la moneda, la de los responsables educativos de que los estudiantes estén en el puesto 62.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris