Facebook Twitter Google +1     Admin

Las FARC le dan una manito a Uribe

20080321032212-mano2-edir.jpg

 

Jotamario hizo un inventario bueno pero incompleto de las manos: la mano negra, la mano peluda, la mano poderosa, la mano de Dios, la de Maradona, la mano devota, la mano que peca, la mano de las cartillas de lectura y la de los viejos avisos de prensa, la mano amiga, la mano tendida y la mano al coño.


Supimos, cómo al mejor estilo mafioso, el jefe de seguridad de un jefe del Secretariado lo asesinó mientras dormía con una mujer, le cortó la mano y la envió a las autoridades como prueba de su participación. El jefe tenía un precio - cinco mil millones de pesos – lo cual es prueba de que la política de delación, común a toda guerra, en momentos es más efectiva que la acción militar directa.


Necesitan sostener la política de delación como instrumento agresivo contra las FARC, por eso pagan, pero tendrán que mejorar las ofertas. De aquí en adelante todo es más caro. Jurídicamente es una complicación, pero se puede vadear. La recompensa no se da por el asesinato, no se paga el delito, ¡ni más faltaba!, lo que se paga es la información. (Y en materia de delitos de información somos muy laxos) Antes de pagar, es preciso que el confeso se presente a la justicia a responder por el asesinato.


En términos de inteligencia y filtración, la muerte de Iván Ríos, es más importante para Uribe, que la de Reyes. En lo de Reyes el botín fue la información. (Acaban de entregar una validación, situando una caja fuerte en la casa campestre de dos viejos profesores costarricenses, que sin saber – dicen ellos - guardaban medio millón de dólares a las FARC). En lo de Ríos, el botín es el efecto de una bomba en la retaguardia, un misil económico tras las líneas.

El gobierno negocia con un sector de los farcistas, el de los delatores y posibles delatores. La mano más que la prueba de un asesinato, es la prueba de un acuerdo no humanitario, que Uribe necesita para producir impacto adentro y afuera.


La dura verdad es que en la guerra todo vale, el derecho internacional humanitario, es gloriosa letra muerta, salvaguarda farisea de los derechos de cientos de miles de personas a la vida. Y que no obstante perecieron y perecen en Darfur, Salvador, China, Colombia, Camboya, Bosnia, Ruanda, Argentina.


Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris