Facebook Twitter Google +1     Admin

Blue Jasmin

20140714050553-blue-jasmineedit.jpg

La máscara de la risa con la que se representa la comedia, tiene su contrapartida en la máscara del llanto, con la que se representa la tragedia. Blue Jasmin, el último film de Woody Allen - tras el ciclo de tres comedias europeas, en las que algunos quisimos ver un síntoma de desfallecimiento - es una tragedia americana.

Todo el juego de expresiones se hace entre la risa y el llanto. Blue Jasmin se inventa del lado del llanto. ¿A qué mas conduciría  la descomposición progresiva de una mujer, que seguramente ha muerto sin darse cuenta? Una tragedia sin redención, sin reversa, que termina con la pérdida total de reconocimiento, cuando el personaje comienza  a hablar solo, en raptos alucinatorios que anuncian la tragedia.

La hypokrisis, de donde viene hipócrita, significa actuar o fingir, que es justamente lo que hace el actor, el portador de la máscara. Hypo es máscara. La diferencia de la tragedia moderna con la tragedia griega clásica, es que ya no necesita máscaras. Los actores se han hecho su propia máscara. Jasmin pasa de reír a la histeria, de la confianza a la pérdida.

La palabra tragedia proviene del griego  tragos que significa chivo, y de oide, que significa oda. Literalmente la tragedia es un “canto de chivo”. Por sinécdoque, los cuernos del chivo se toman por el todo, con lo cual el canto del chivo se convierte en “canto de cuernos”. Y si bien se recuerda, algunas de las primeras máscaras teatrales utilizadas en el Asia Menor y en la Grecia homérica, tenían cuernos. Jasmin o Janette (Cate Blanchett) vive en New York, está casada con un millonario que le proporciona la mejor vida, tienen un hijo que estudia en Harvard. El marido, un capitalista tramposo y corrupto, le pone los cuernos. Un día, tras haber sido descubierto con su última amante en el Ritz de París, le anuncia que la abandona. Ella, en venganza lo delata al FBI, que lo captura. Todo lo pierden, sobreviene la bancarrota, ella debe ir a San Francisco – aunque muy poco aparece San Francisco en la película - donde su medio hermana a vivir de arrimada. Conoce un hombre de posición social, al que miente respecto a su vida pasada, para conquistarlo. Él de manera súbita se entera de la verdad y la abandona. Ella busca a su hijo, que la rechaza, no quiere saber nada de ella. Así que queda completamente abandonada, camina perdida mientras llora, hasta que llega a la banca de un parque en donde se sienta completamente tragada por la tragedia.

La tragedia: le ponen los cuernos, pierde la fortuna, su matrimonio, a su hijo, y no le queda más que su medio hermana, a la que siempre despreció por pobre. Y el hombre que se consigue, se entera por el exmarido de su hermana, una víctima más de su propio exmarido, que todo lo que le ha dicho de su vida, es mentira.

Todo lo que Jasmin tenía era falso, comenzando por su vida. Ahora es una mujer sin nada que termina hablando sola, el último canto del chivo.  

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris