Facebook Twitter Google +1     Admin

Un homenaje nacional a Carlo Ponzi

20081118082825-piramidesportadaedit.jpg

Colombia le rinde homenaje a Carlo Ponzi, el arquitecto de las pirámides de América, levantadas en 1920. Ponzi era un estafador italiano de poca monta que llegó sin un céntimo a New York. Después de comer mierda durante algún tiempo, inventó un negocio por el cual los inversionistas se pagaban entre sí, y él se quedaba con la intermediación. Pero Ponzi, que no era científico social, no alcanzó a controlar el colapso que él mismo provocó. Las pirámides se desplomaron cuando la masa de inversionistas de ayer, no pudo sostener los intereses de los inversionistas de hoy. Ponzi murió en la más condenada miseria en un inquilinato de Río de Janeiro.

 

Hasta que el sistema informal de captación no se volvió un problema de orden público, que obligó a  gasear a multitudes defraudadas, a imponer toques de queda, que causó dos muertos, un suicido y comprometió cerca de 0.75 de billón de pesos, el Gobierno no movió un dedo. Se mantuvo en el balcón estatal de Santa Fe, observando cómo los bandidos de la economía informal se aprovechaban de la estupidez, la inocencia y la ambición de miles de pequeños ahorradores, para consumar un atraco colectivo.

 

No se sabe qué es peor. Si la impavidez con trazos cómplices del Estado, la ambición pueblerina de los ahorradores, o la astucia criminal de los magos de las Pirámides. El Estado primero se cruza de brazos y luego alarmado busca entre sus instituciones a un culpable. Todas son responsables. Si se cayó el Superintendente Financiero por omisión, debería caerse el Fiscal, el Ministro e Hacienda, el Contralor y el Presidente. La irresponsabilidad política estatal los compromete a todos. Desde 1982 hay un decreto – el 2920 – que prohíbe las actividades informales de captación. Un decreto a la medida del sector formal de captadores de dinero.

 

Los inversionistas entraron en pánico. Muchos de ellos hasta dormían alrededor de las agencias para evitar que los captadores se volaran. Cuando se produjo la caída del dominó se apresuraron a la asonada. Se agruparon, rompieron locales, asaltaron las agencias, sacaron computadores, mesas, asientos, hasta matas. En Buesaco (Nariño) los enardecidos desfalcados asesinaron al Personero Municipal, cuando creyeron que iba a volarse con el dinero.  Hasta Tola y Maruja fueron víctimas, perdieron los ahorros de toda la vida: setenta mil pesos.

 

Los magos se vuelan como ladrones comunes, con bolsas de plástico llenas de billetes, y otros, como David Murcia (DMG) enfrentan al gobierno, a los medios. “La única carta que tenían por jugarse era crear pánico colectivo” les dijo. En un video puesto en Internet el 12 de septiembre, bajo el título de “DMG vs Terrorismo financiero”, denuncia al Estado por no haber querido hacer nada a tiempo, teniendo las herramientas legales y los recursos administrativos. Les anticipó la caída de DRFE.

 

Ni siquiera para favorecer a sus socios, los captadores formales, como el grupo Aval, el Gobierno intervino a tiempo. Prendió las alarmas cuando el sistema formal de banca, ahorro y cooperativo, denunció retiros importantes de fondos para invertir en pirámides. En el último año el sistema financiero tuvo utilidades por un poco más de nueve billones de pesos, de los cuales, 3.845.878 son del sector bancario. Hoy el sistema tiene 202 billones captados, prácticamente no paga rendimientos ni corrección, tiene restringido el crédito, hace clientelismo financiero, especula con deuda hipotecaria, con mucho menos escrúpulo y más utilidad que los magos de las pirámides.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris