Facebook Twitter Google +1     Admin

El amor en los tiempos del cólera

20080108224725-edit-colera.jpg

                       No ha habido un autor más desventurado que Gabriel García Márquez en las adaptaciones que de sus obras se han hecho para el cine y la televisión. Es cierto que siempre ha sido renuente a vender los derechos, lo saben los agentes del negocio que en ocasiones han debido insistir por años. Ninguna de ellas, hasta donde se recuerde, ha ganado el derecho a ser mejor o igual que el libro, si es posible que tal cosa alguna vez sea posible con cualquier película. (Aunque no encuentro otro motivo distinto a la implícita presunción de que -en efecto – lo sea,  a juzgar por la comparación que nos vemos obligados a hacer. Al menos, los que leímos el libro, que apareció en las navidades de 1985).    

 

Aún así, de todas las adaptaciones, esta de Mike Newell, 27 años después, es la que más se aproximaría a eso que esperaríamos algunos lectores-espectadores, una adaptación decorosa.  Una aproximación decorosa, que no obstante deja el sabor metálico de esa barrera entre la lengua del texto y la lengua del cine, que ningún realizador ha podido transgredir. Falta quien, un día venga y descubra al fin, el feliz tránsito entre la poética extensiva del texto y la poética lapidaria del cine. El amor en los tiempos del cólera, podría ser la película que menos desgraciado haya hecho al autor del libro.      

Al comparar las adaptación con el libro, la película termina pagando los costos de la desadaptación, a cuya cuenta van aparar los reclamos y el sinsabor de quienes lo han leído. El infortunio de Gabo es que no ha encontrado todavía el guionista. El guionista que pueda olvidarse del texto literario para hacer su trabajo. Hasta ahora los guionistas han sido incapaces de olvidarse del Gabo, de prescindir del tono marcado de la obra escrita,  para construir su propia obra, así se trate de una adaptación. Los guionistas a los que ha caído en desgracia hacer las adaptaciones, no han encontrado una poética visual propia, independiente, capaz de recrear visualmente la poética de los libros.  

El amor en los tiempos del cólera acierta en la puesta en escena, apelando a una dramaturgia calculada, una dirección de arte atildada, una ambientación fresca y colorida. Shakira ha sobreimpuesto con calidad el tono lírico de su canto a los grandes planos paisajísticos, a las escenas de viaje. Pero aún así, los personajes del film no pierden esa hibrides entre el tono poético de la prosa y el tono instantáneo y rotundo del diálogo, que los condena a no terminar por ganar su independencia estética, que los hace completamente creíbles.    

Las escuetas declaraciones de gusto del Gabo, después de la exhibición en privado de la película, resultan forzadas y comprensiblemente laudatorias. El sabe que una opinión suya en contra, no favorecería  el acuerdo comercial sobre el recaudo de sus propios derechos. Gabo nunca en público ha denigrado de los resultados de “sus” películas, ha sido generoso y respetuoso del trabajo de los otros. No obstante, llegó a decir, que ni un solo fotograma de todas las películas hechas corresponde a la situación tal como la imaginó mientras escribía.  

El amor en los tiempos del  cólera resulta inmerecidamente tacaña con la duración de las escenas, más allá del proverbial conflicto de meter  330 páginas de prosa en dos horas de película. Resulta inverosímil, aunque en el original no lo sea, la calentura de la viuda Montiel, que en medio del estruendo y las explosiones de los cañones de la guerra civil, pueda llegar hasta la habitación de Florentino y soliviantarlo con el ardor frenético de un polvo, que se echan mientras los techos se vienen abajo. Son poco creíbles los ritmos comparativos de envejecimiento de los personajes. Y el lunar central: el casting fallido del Doctor Juvenal Urbino.    

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: alejandra

pues la verdad quede un poco decepcionada de la pelicula,,, pero tambien creo que era un reto dificil.
en lo que no estoy de acuerdo es con afirmar que el doctro juvenal urbino no fue bien representado,, mas bien me parece el casting fallido de florentino ariza,, todo un desastre!!!

Fecha: 22/01/2008 19:46.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris