Facebook Twitter Google +1     Admin

El maniqueísmo y la ponzoña

20180626232955-dux.jpg

Es una desgracia histórica que el hoy presidente electo, El Dux, sea el que dijo Uribe. Más que por el joven Dux, por lo que significa la acción del bendito que bendice la presidencia a nombre de las fuerzas de la restauración.

En una entrevista con Yamid Amat (24-06-2008) el Dux responde con talante presidencial. Ha hecho una introducción pacifista, conciliadora, de no más polarización. Un radical llamado a unirnos en torno a lo que nos une. Aprender a vivir en la diferencia. “Digámosle adiós a las cosas que nos dividen”. Que lo diga alguien, que acaba de ser ungido, en uno de los países más desiguales del mundo, suena a ironía. Y pregunta Amat: ¿Cuáles son las cosas que nos dividen? “Hay muchos factores que en Colombia han ido generando divisiones”, por el maniqueísmo, por la ponzoña, por la noticia falsa. “Hay que pasar la página”. O el Dux no sabe qué nos divide, o sabe y no quiere decir. O peor, se burla de nosotros, presumiendo haber dado una respuesta. Quizás no sepa, que haga lo que haga, será un factor de división que atizará el relevo de fuerzas políticas en Colombia.

Colombia y México, son los dos países del continente, en los que jamás la izquierda ha llegado al poder. López Obrador será el primero en México.

En su campaña usted anunció alza de salarios tan pronto asuma el poder. No dice sí, ni dice no, es muy difícil sostener un cañazo populista de tal calibre, como los de Maduro, así que engloba la presunta respuesta como consecuencia del cumplimiento de las metas: bajar tributación (a los empresarios), reducir gasto, combatir la evasión y estimular la inversión. Si es necesario hacer todo con eficiencia para subir salarios, se le pasará el cuatrenio en blanco.  Y el alza de salarios terminará siendo la misma que cada fin de año, los empresarios, los sindicatos y el gobierno, se sientan a no convenir. Lo de los salarios, él de manera muy práctica, se lo deja a las empresas, a través de un pacto que consiste en que el gobierno les baja los impuestos y ellos suben los salarios. Un negocio chimbo para los empresarios.

¿Cómo va a combatir la corrupción que afecta la salud? Dux dixit: “Hay que quitarles a los políticos el control  de la gerencia hospitalaria en Colombia, hay que avanzar en la extinción de dominio exprés…”. Ya veremos al Dux matizando su declaración de guerra, para no propiciar divisiones, para no afectar la gobernabilidad.  

El Dux tiene la formación estándar de un funcionario medio del BID, apadrinado por Santos y luego por Uribe, en Naciones Unidas. Metódico,  trabajador, buen padre de familia y sin pasado político. Pero portador de un populismo que pasa por ser lo contrario, lo responsable, lo que se puede. Muchas de las cosas que ofreció, la “paz creíble”, el reajuste constitucional de la JEP, la erradicación obligatoria y el regreso a la fumigación aérea frente al riesgo de la desertificación, el alza de salarios, la guerra contra la corrupción,  serán “retos” que un gobierno como el del Dux, no podrá conceder.  No solo no podrá hacer todo lo que dijo, sino y lo más grave, no nos dirá todo lo que va a hacer.

Al Dux en Venecia, también se le conocía como el Dogo.onzoña

 

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris