Facebook Twitter Google +1     Admin

El gran Gatsby (gG)

20171110034451-gatsbyedit.jpg

En una encantadora tarde de taller con los palabreros estuvimos conversando largamente del libro de Scott Fitzgerald. Habíamos hecho una lectura en común del libro y habíamos visto una de las siete versiones cinematográficas que se han hecho. En la que Robert Redford, es Gatsby, Jay Gatsby.

El gG fue publicado en abril de 1925. Recibió elogios y palo, más palo que elogios. Para abril del 26 había vendió 20,000 copias. Fitzgerald murió en 1940, creyéndolo un fracaso. Terminada la segunda guerra, el libro se leyó con otros ojos. Hasta se convirtió en parte del plan de estudios de la escuela secundaria estadounidense y tuvo numerosas adaptaciones teatrales y cinematográficas en las siguientes décadas. Es mi hipótesis del “fracaso”, que siendo las mujeres las que más leían novela entonces, encontrasen en la de Scott, unas mujeres que les disgustaron, no representaban nada admirable, para muchas lectoras eran afrentosas a su moralidad, es decir, a la costumbre de ser mujeres distintas a las de la novela. gG es tenido como un clásico contemporáneo, la "gran novela americana". En 1998, la junta editorial de Modern Library,  la declaró la mejor novela norteamericana del siglo XX.​ (!!!)

Asaltamos la obra por todos los lados, la trama, sus personajes, por el reflejo del autor en ellos, por la época, la riqueza, el jazz, y el amor. Un ejercicio de punto de vista que mostró la participación de las lecturas distintas y generosas que un grupo homogéneo de lectores, hizo del gG.

Para mí, lo que hace Scott, es un retrato de clase de la época, un fresco realista de la sociedad de su tiempo. Sitúa la gran escena en la próspera Long Island durante el verano de 1922. Cada personaje es una fotografía de su clase, una caracterización representativa. No es extraño que el retrato le hubiera salido tan nítido, menos por un influjo ideológico, que porque era capaz de leer el corazón humano.

Miremos en detalle quienes son los “tipos humanos” de la foto, en el escenario, en la época. Veamos.

Nick: es el narrador de la historia, un narrador demasiado impertinente, que como tal no debería haberse inmiscuido con los personajes, pero terminó haciéndolo, porque Scott estaba innovando. Nick, es el celestino de Jay, un sumiso comodín, el oportunista perfecto, no toma partido y como tal termina siendo cómplice de todos. No interviene, es medio taimado y servicial. La clase media retratada, en su dulce adaptabilidad, usando la figura de un sobrio veterano de la primera guerra, egresado de Yale, que termina vendiendo bonos.

George: para él lo que más importa en el mundo, o lo único, es su mujer y su gasolinera. Es un pequeño propietario, un trabajador independiente, de la clase baja. Un hombre discreto, tímido, respetuoso, temeroso, con unos cuernos olímpicos que le puso el rico del pueblo. De todos los personajes, es el único que trabaja. Lo que ya dice mucho.

Daisy: la linda trepadora, veleidosa y lánguida arribista. Parece una pava de la Inglaterra posvictoriana con dejos aprendidos, ironía falsa, aire postizo, de una belleza banal, y dueña de una frivolidad exitosa que la llevó a convertirse en la esposa del rico del pueblo. Por el dinero haría cualquier cosa. Proviene de esa clase media de Kentucky, en la que para las mujeres la meta era pillar un millonario. No importa que no lo ame, es rico. Jamás se comporta como una madre.  

Tom: el rico del pueblo, un imbécil con dinero, patán, tosco,  y capaz de jugar polo, el deporte de los reyes. Tiene la casa, la fortuna, a Daisy y a una hija, pero también quiere tener a la mujer de George. Con la que seguramente se siente mejor en la cama, que con Daisy. Tiene el aire de un niño grande y bruto. Creo que es el personaje con el que Scott cobró la mayor venganza.

Myrtle: es la versión popular de Daisy. Trepadora de barriada,  daría lo que fuera por librar su vida del matrimonio con George. Es una muchachita ordinaria de la clase baja que ha tenido la fortuna de que el rico del pueblo se fije en ella. No le importa que en medio de una fiesta la abofeteé, casi con orgullo. Ella arrastra el mismo vértigo de la muerte, que arrastraba Madam Bovary. Ambas intentando librarse de sus condenas provincianas para llegar a ser “libres y felices”.

Jay: es el nuevo rico, cuya fortuna proviene de negocios non sanctos: contrabando, apuestas, tráficos ilícitos que lo convirtieron en alguien más rico que el mismo Tom. Durante la guerra conoció a Daisy y se enamoró de ella, a su regreso la encontró casado con Tom. El haber comprado la mansión hace parte de una estrategia para reencontrase con Daisy, utilizando al imbécil de Nick, que es su primo segundo. Ah, y hace unas fiestas de lavandería para que la clase media rica y los ricos del lugar vayan a su casa, solo para observarlos desde la ventana de su estudio en el segundo piso. Un manipulador social que mueve los hilos, pero no quiere involucrarse con gente que es capaz de dejarse invitar a su casa. Gente a la que desprecia, como Tom.

Scott no puede evitar poner distinta luz y oscuridad en la forma como construye a los dos ricos. Jay, es el antípoda de Tom, discreto, sobrio, elegante, con la madurez envidiable que le hubiera servido para seducir a cualquiera de sus invitadas. Dueño de un pasado turbio, que no se le niega a ningún nuevo rico. Y que parecería acrecentar su enigmático encanto.

No sé, o sí sé, por qué terminó el foro del gG con el asunto de la moral y la ética. Debimos haber puesto en la mesa el asunto de las costumbres, tamizadas por los filtros de clase y de época, a la luz de un ejercicio que consistía en poner a jugar juicios estéticos en grupo.

Siempre me ha parecido curioso, que todavía de viejos, nos sigamos haciendo la misma verraca pregunta sobre la diferencia entre ética y moral, como si desde que nos la propusimos por primera vez en la primera juventud, no la hubiéramos podido responder. ¿Será que somos amorales y no nos hemos dado cuenta? 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Rosa Matilde Nieto

Es un mundo construido a través de mentiras. Es el acabemos con la vida antes de que la vida nos acabe. La novela además está llena de símbolos tales como los colores y los ojos. Yo también disfrute la lectura.

Fecha: 10/11/2017 20:05.


gravatar.comAutor: Alexander Campos Sandoval

Lo leí recientemente. Fue una lectura obligada, difícil. Creo que no fue escrito para mí. Me falta jazz.

Fecha: 10/11/2017 23:58.


gravatar.comAutor: Humberto Rey V

El mundo occidental esta poblado con muchos personajes Gasbianos y la razon de ello es el desprecio a la cultura y sus valores tan bellos para solo rendir pleitesia el dinero, que es importante pero secundario al juego de ideas y emociones humanas. Si hay conciencia y sensibilidad social el dinero pasa a ser "bueno" Sin responsabilidad sociel es un veneno mortal y esto deben aceptarlo todas las comunidades sean ricas o pobres. Yo sufro comiendo manjares donde alguien necesita comer. La vida es un bello juego si hay sensibilidad social y justicia No hablo de caridad si no de sensibilidad ante el otro que convive con nosotros. Por eso los palabreros se inspiran!

Fecha: 11/11/2017 06:27.


gravatar.comAutor: Joyita del Mar

Es una novela que fluye con naturalidad poniendo de manifiesto una trama coherente que permite ver la complejidad del corazón humano.
Cada uno de los personajes cumple el propósito del escritor en forma nítida que posibilitó la adaptación al cine con gran exactitud.

Fecha: 12/11/2017 18:41.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris