Facebook Twitter Google +1     Admin

¿De qué escribo hoy?

20170521013409-prensa.jpg

Desde luego que hay cantidad de temas diarios con los que se puede y se debe hacer columna. El mundo produce cientos de hechos diarios, de todos los colores y matices, como para que los columnistas siempre tengamos tema. Veamos en la última semana:

Macron en Francia tranquiliza al espíritu democrático de la tradición francesa. Parado en el centro, se enfrenta a la peor Europa que Francia haya tenido desde la segunda guerra mundial. Promete devolver “la confianza”.

Donald en USA destituye al director del FBI porque “lo estaba haciendo mal”. Estaba por dar a conocer los resultados de la investigación sobre participación de los hackers rusos de su amigo RasPutin en la campaña.  Comparativamente es más grave que lo que hizo Nixon con el Fiscal especial de Watergate, Archivald Cox.

RasPutin visita a Pekin, va a sentarse a tomar te con Ji Sinping. Emiten un comunicado conjunto respecto al lanzamiento de un misil desde Corea del Norte. Lo desaprueban, pero se recelan mutuamente con relación a sus relaciones particulares con Piongiang.

En Brasil el tinglado estructuralmente corrupto de Lula sigue siendo revisado. Lo están cercando las investigaciones penales. Ahora hay cinco procesos abiertos contra él. Y la respuesta del exPresidente, es anunciar que se presentará como candidato a la presidencia en el 2018.     

Kim Jong-un ha lanzado un misil descargado a una distancia de 700 kilómetros que vino a caer en el mar del Japón. A todos los inquieta. Geográficamente Corea del Norte es un enclave de China y Rusia. La tecnología a los coreanos les ha llegado de su vecinos. 

El Santito visitó al Sheriff en Washington. Los ocupó el negocio, la cantidad de coca sembrada. La paz mereció un cepillazo en el hombro. Y lo de Venezuela fue directo, se le pidió a Colombia que lidere regionalmente la reclamación por el respeto a los derechos humanos en Venezuela.

Hay demasiadas cosas de las cuales escribir, pero hay días que no quiero escribir, porque el mundo me obliga  a escribir de las mismas cosas, de los mismos hechos, las mismas canalladas. Es cuando pienso que podría contar un cuento. Pero no lo hago.

 

 

 

 

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris