Facebook Twitter Google +1     Admin

Una piadosa duda

20111204043802-aseinato-farcedit.jpg

La muerte hace un par de semanas de cuatro militares en un campamento de las Farc en el Caquetá, es un asesinato. Un procedimiento criminal, fascista, mafioso, de eliminación del contrario. No importa quién lo haya hecho, ni quien lo haya ordenado. Es un asesinato.

Las Farc reconocen haber asesinado a los militares, aunque  señalan que el responsable es Santos, por haber ordenado el rescate militar. El determinador del crimen es  - según ellas - el Presidente. Los hizo asesinar para responsabilizar a las Farc.

El Gobierno ha sido ambiguo en reconocer que se trató de un rescate. El Tiempo – televisión - , por ejemplo, dijo que no se trató de un rescate. En una operación de patrullaje se encontraron con una unidad de las Farc. En versiones radiales se ha dicho que fue un rescate. Los familiares de los asesinados dicen que fue un recate militar. Cuando le preguntaron al Comandante de las Fuerzas Armadas, dijo que el rescate es una obligación constitucional. Los informes forenses de medicina legal dicen que los disparos se hicieron a un metro distancia, por la espalda, tiros de gracia. Uno de los militares pudo escapar, el sargento Luis Alberto. Su declaración es que los militares fueron ajusticiados por los de las Farc cuando sintieron que les habían llegado los helicópteros.

Mi Sía Piedad se permite dudar con derecho, sobre los responsables del asesinato. Difiere tanto de la información del gobierno como de las Farc, como de la del sobreviviente y de la de las familias. Sino fue las Farc, fue el gobierno. Sino fue el gobierno, fueron las Farc. Si no fueron ninguno de los dos, los militares se mataron entre sí, muy de cerca unos de otros, y por eso uno sobrevivió.

Juan Manuel siente lástima y furia por Piedad. Lo mismo que ella debe sentir por él. Mi Sía Piedad pide una comisión que esclarezca el asesinato. Podría ser una comisión cuatripartita: gobierno, Farc, Naciones Unidas y familiares. Entre todos, tal vez podrían llegar a esclarecer las dudas de Piedad.

En argot popular se diría que la duda ofende, sin embargo Piedad la tiene, porque sabe que los gobiernos, como las Farc mienten. Que lo hagan o no respecto al asesinato de los cuatro militares, no evita sus sospechas.

No sé por qué ahora me resulta posible pensar que un dueto político posible, podría ser Piedad Córdoba y Carlos Alonso Lucio. O sí se, por cuestiones de estilo. “Y el estilo es el hombre”.

 

 

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris