Facebook Twitter Google +1     Admin

Ocupa Wall Street

20111008040952-dineroedit.jpg

No cabría una protesta más anticapitalista que la de los indignados contra Wall Street, el símbolo por antonomasia del capitalismo mundial. La misma indignación que comenzó a manifestarse con “la primavera árabe” en el mundo (Inglaterra, Israel, Egipto, Chile, Siria y España) y que vino a América, para encontrar su invierno, en la isla de Manhattan.

“Juntos levantaremos nuestras voces para decir que creemos en que el sueño americano puede vivir otra vez, que la manera de hacer las cosas en este país es ayudarse entre sí a tener éxito”,  afirma en su web el movimiento “Occupy Wall Street”.

Un movimiento que cree en el “sueño americano”, el fetiche sublime del capitalismo, el espejismo financiero del éxito, montado sobre el “american way of life” y el principio de libre empresa, es porque rebosa de un optimismo colosal, que no tiene que ver mucho con la dimensión y el alcance de la crisis global, o porque está muy perdido. Invoca el mutualismo como principio de organización social, y en cambio de la vida, la democracia, la libertad, el planeta, proclama como valor, el éxito.

Los tataranietos de Whitman, empobrecidos hijos del capitalismo norteamericano, marcharon el sábado hasta el puente de Brooklyn, y se lo tomaron. Los “indignados” de Wall Street, como se hacen llamar, agrupados desde el pasado 17 de septiembre, fueron a protestar contra la “avaricia” del sistema, y volverán a hacerlo en la siguiente semana, con el apoyo de 15 sindicatos de trabajadores de Nueva York.

 Un grupo de 750 personas que participaron en el bloque del puente fueron detenidas por las autoridades de Policía. Y como están en una ”democracia”, apenas los soltaron fueron a poner una demanda al juzgado federal de Manhattan. Los demandantes aseguran que de forma “premeditada, planeada y calculada”,  la Policía permitió que ocuparan el puente y “sin previo aviso” los arrestaron. Según los denunciantes la actuación policial, el pasado primero de octubre, constituye violación de la primera y cuarta enmienda de la constitución. Un privilegio constitucional del que no gozan los ciudadanos sirios. Además de “compensaciones económicas” los demandantes buscan invalidar legalmente las detenciones para detener legalmente a la policía, que ha tenido que excederse para mantener el orden establecido. La policía en tiempos de crisis, deja de representar nominalmente, y por tanto de defender, a la sociedad civil, para defender exclusivamente al Estado.

 “Anonymous” amenazó en apoyo de los Ocupa, con un ataque contra la Bolsa de Nueva York. En un video en el portal Youtube amenazó con “borrar de internet”, el próximo 10 de octubre, el New York Stock Exchange (NYSE), la sociedad gestora de la Bolsa de Nueva York, a la que le “declaran la guerra”. Nada más parecido al espíritu anarquista que Anonymus, una legión de francotiradores tecnológicos, que puede golpear al sistema, donde más le duele, y además puede utilizar la red global para publicitarse. La modernidad es también un arma de doble filo.

El movimiento “Occupy Wall Street” lleva tres semanas en el distrito financiero de Nueva York, clamando para que “se escuche la voz del 99 % del país y no la del 1 %, que sigue enriqueciéndose”.

Marx perfectamente podría estar riéndose en la otra vida, viendo como los nietos postmodernos del capital financiero, le tiran piedra al Estado y amenazan con colapsar el Templo, lo que simbólicamente, solo es equiparable al ataque contra las torres gemelas.  

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris