Facebook Twitter Google +1     Admin

No más “Cambio”

20100212075438-cambioedit.jpg

El cierre de la Revista Cambio de la Casa Editorial El Tiempo del Grupo Planeta, no se debió a que diera pérdida, como debe darla todo medio que se respete. En el 2009 dio ganancias y para el 2010 había vendido más de 500 millones. Mucho menos de lo que ganó el Tiempo el año pasado y lo que factura para el 2010, desde luego. Uno de los Santos, Luis Fernando, Presidente del Tiempo, dijo que a Cambio “no se le veía solución”, porque desde 2007 venía perdiendo suscriptores y ventas en la calle. Y si bien el año pasado —dijo— “tuvo un margen de contribución de 300 millones, eso no es ganancia porque no se le cargan los costos indirectos (contabilidad, distribución, servicios compartidos) y con esos costos adicionales estaba en rojo”. La verdad es que  Cambio molestaba a Monseñor. Y El Tiempo no tiene en sus planes molestar a Monseñor Uribe, más allá de lo que al Estado de opinión, resienta  la objetividad de la noticia.  

Rodrigo Pardo, Director de Cambio, y María Elvira Samper, Editora general, han dicho que la decisión se debió a las denuncias que se hicieron sobre la  corrupción del régimen de la Seguridad Democrática. Ese enquistado engendro de fascismo tropical, que insiste en seguir atornillado, y que se da el lujo de tener teóricos de Estado, como José  Obdulio Gaviria. Él, con otro de los Santos, Juan Manuel, hizo, todo lo que su mala conciencia le dictó, para quitar del camino a un medio impreso que se les había salido del libreto. Como lo debería hacer cualquier medio que tuviera un poco de respeto por sí mismo, y por sus lectores. Juan Manuel, interrogado por su participación en el cambiazo, dijo: “Cuánto me gustaría tener el poder de cerrar revistas”. Sin embargo, días antes había calificado a Pardo y a Samper de “idiotas útiles de la guerrilla”. “El primo hermano de mi secuestrador, el asesor del Presidente, el asesor de Pablo Escobar Gaviria, su apoderado, es quien ha estado detrás de eso. Lo que no entendemos es cómo Planeta tiene de asesor de su grupo al primo hermano del narcotraficante más grande que ha habido en la historia de la humanidad” dijo Pastrana a NTN 24.

Cambio reveló el escándalo de Agro Ingreso Seguro, en el que Uribito se mostró como aventajado aprendiz de Monseñor Uribe. Reveló las andanzas del pequeño Valencia Cossio, que puso la Fiscalía de Medellín al servicio de Don Mario. Reveló el proyecto las bases militares en cooperación con los Estados Unidos.

Planeta – que hasta donde sabía era el diario donde trabajaba Clark Kent, el alias protector de Supermán - demostró que está dispuesto a hacer todo lo que tenga que hacer con el propósito de quedarse con el millonario negocio del tercer canal privado de televisión. Sin embargo, el Director del Grupo, declaró – sin ningún ceñido a la verdad - que el cierre de la revista, se debió a que el enfoque editorial del grupo, es darle gusto a las audiencias, más  que buscar la verdad.

 

El enfoque de Planeta y la naturaleza corrompida del estado mafioso, hacen una peligrosa simbiosis de poderes, por debajo de la mesa, en contra de la libertad de expresión, en contra de la opinión, en contra del derecho a la información, en contra de la más simple ética mediática, en contra de la verdad.

 

 Manes del Estado de opinión, digo yo.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris