Facebook Twitter Google +1     Admin

La importancia de tener secuestrados

20090211051710-sigifredobilletebscedit.jpg

Los secuestrados de las Farc en sentido estricto no les importan sino a las familias.Todos los demás actores que participaron en la tarea de rescate “humanitario”, los usan para sus propios fines.

Las FARC mandan un mensaje de voluntad unilateral, de presunto “humanitarismo”, de flexibilización, como cuota de un acuerdo “humanitario” sin condiciones declaradas. Los Colombianos por la paz, los usan para hacer campaña por el acuerdo, por la solución negociada, que a su vez le sirve a Piedad Córdoba, para su propia campaña, sea la que vaya a ser y con quien vaya a ser. De paso, limpia un tanto, la imagen negativa que se ha ganado por obrar más con las hormonas que con  inteligencia política. Los medios dependientes - la mayoría – los utiliza para montar un show mediático, sensiblero, ordinario, con el cual suben su raiting. Los medios independientes los usan para dejar registros que muestran el otro lado, la cara oculta, material para otro mercado. El gobierno los utiliza para mostrar que sin renunciar a la ofensiva militar, por razones “humanitarias” cede los espacios para que los secuestrados les sean entregados a los garantes autorizados. El Brasil los usa para reforzar su imagen de liderazgo regional confiable, para apuntalar su papel de único mediador confiable. Hasta la Cruz Roja los utiliza para reforzar su condición de garante de primera instancia, papel que en otras épocas había cumplido la iglesia católica, hasta que Reyes saltó y dijo: ¡no más curas!

El gobierno de Monseñor intuyó que no obstante todos sacar partido de los secuestrados, al no poseer él capacidad de negociación y sin tener bajo la manga otra “operación jaque”, el más favorecido a la postre del acto “humanitario”, en ese ajedrez publicitario en que todos participan, serían las FARC (ya José Obdulio declaró que las liberaciones son un show a favor de las FARC y el mismo Monseñor acusó a Botero y a Morris de hacer tele-Farc), pese a que el mismo día en que estaban soltando a los secuestrados ponían una bomba en Cali que mató dos civiles (Y si no fueron las Farc, el aparato de propaganda oficial lo da como un hecho ordinario del esquema terrorista). Así que con el mejor estilo uribista se intentó sabotear sin más el acto “humanitario” con unos vuelos militares “humanitarios” (errores de buena fe dijo el pendejo del Santico) en el marco de un “cerco “humanitario” que muy “humanitariamente” hubiera podido dejar a esos cuatro muchachos, a Jara y a López, encadenados a un árbol.

 

     

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris