Facebook Twitter Google +1     Admin

Operación Jaque made in USA

20080911051800-internationalcrimegeneveedit.jpg

Se jactan de institucionales y desquician la institucionalidad con la vendetta contra la Corte Suprema que juzga a los ex socios de la para política. Se jactan de justos y transparentes y hunden a sus antiguos socios en el cohecho, por el que Uribe está en el poder. Se jactan de eficientes y hoy se siembra más coca en Colombia que la que había cuando Uribe, con los votos que ayudaron a poner los paramilitares, se tomó el poder. Y con qué jactancia criolla de originalidad exhibieron el golpe de película con que se rescataron los secuestrados de la Operación Jaque. Aunque detrás de toda esa jactancia oficial que reclama para sí la paternidad completa de la operación, esté un diseño made in USA.

La historia comienza en mayo del 2006. El Das intercepta una llamada de un teléfono satelital en el Meta a un almacén de equipos sofisticados de comunicación en Miami. Después de un rastreo de varios meses identificaron a la persona que llamaba: la jefe de logística de las FARC, Dorias Adriana - 20 años en las FARC y compañera de César, el tipo que tenía a Ingrid - terminó negociando los equipos con el FBI, que le respondía las llamadas en el almacén. Una vez cerrado el negocio Doris fue a Miami a recoger los equipos que iban con rastreadores incluidos.

Cuando se supo el sitio exacto desde donde estaban utilizando los equipos, el FBI diseñó el golpe. Colombia puso los hombres y el helicóptero, la Cruz Roja el peto. El montaje lo completó un guerrillero reinsertado que les enseñó a los hombres del equipo a hablar y a escribir, en clave de Farc. El plan avanzó hasta que actores naturales – eso sí nacionales –llegaron a imitar la voz de Jojoy y Cano, que "terminaron" dando la orden de mover a los secuestrados, con los resultados conocidos.

Qué jactanciosas resultaron las declaraciones de Juan Manuel Santos, la de los altos mandos militares. Aún el tono de modestia patriótica con que presentaron los resultados, no pudieron ocultar la jactancia del propio triunfo, del trofeo sin sangre. Qué jactancioso que resultó el tono evangélico de Monseñor entrevistando a los soldados. Qué jactanciosos los comunicados oficiales dándole a conocer al mundo el golpe cinematográfico. Qué jactanciosa la exhibición del helicóptero del rescate, en un patio de Corferias. Lo único que no resultó jactancioso en la operación Jaque fueron los del FBI.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris