Facebook Twitter Google +1     Admin

Antonioni 2: “Filmar es mi vida

20070920181656-edit.jpg  

El amor sensiblemente contradictorio, el claroscuro del deseo, entre el silencio y la palabra. El código del silencio sincopado, el grito quebrado, los susurros inconducentes, la interrogación truncada, el lapsus amanerado, los subtextos que como redes intrincadas subyacen al relato.

 Las imágenes están abiertas a la interpretación, de la que se espera sirva para entrelazar las lenguas y las imágenes. Antonioni estaba convencido del poder comunicativo de su cine, pese al esteticismo que siempre le endilgaron.

Hay lugares del cine de Antonioni sin espacio narrativo, sin mayor representación pictórica y visual, que parecerían conducir a una repentina disolución de la acción en la acción. En Antonioni no existe la clásica causalidad lineal de la acción, ella y sus consecuencias no parecen ensambladas de acuerdo a un modelo. "Los eventos futuros no son indiciados y por tanto nada es auto evidente. El espectador debe poder entrar en una relación emocional no atenuada, que gire menos en el desarrollo particular de eventos y más en el estado del arte de la historia” (Chatman 1975).

Antonioni despliega su maestría, en el manejo entre la toma y la producción informativa del relato. Un ejemplo: los últimos siete minutos del Pasajero. Un lenguaje más cifrado en el silencio que en lo verbal, más en la contemplación, que en la acción.

Los films de Antonioni son primero textos, en sentido estricto. Interactuamos con ellos durante toda la exhibición. Siempre quedaron incompletos, son textos abiertos, serán para siempre incompletos si alguien no los completa.

Ya sin Becket, sin Cioran, sin Ionesco, sin Calvino, sin Bergman, sin Antonioni, no tenemos ángeles que canten al babelismo de la lengua. Pero si ya no se necesitan ángeles, estamos en el siglo XXI, despertad porque aquí no hemos venido a dormir. Lo que el espectador quiere es adrenalina, super acción, movimientos extremos, persecuciones y acción corporal. ¿Incomunicación? ¿Qué es? Alguien ha oído hablar de esto, es chistoso mencionarlo en la época de la hiperinformación y el hipertexto. Aquí todos nos comunicamos perfectamente.   

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris