Facebook Twitter Google +1     Admin

La Fifa Nostra

20150601030942-fifaedit.jpg

El hábil movimiento político de Joseph Blatter en la FIFA, durante los cuatro periodos cumplidos, es como el hábil movimiento de Monseñor Uribe y Honesto Samper, en su momento. Cayó una buena parte del staf de Blatter, pero aún quedan 25, a los cuales él va a señalar. Cayó el enlace en Costa Rica, Eduardo Li, Jack Warner en Suráfrica, el contable Takas en Hong Kong, el compañero Rafael Esquivel, de la Federación Venezolana, hoy en manos de las autoridades suizas. El inmarcesible Nicolás Leoz, siniestro exdirector de la Conmebol, ayer hospitalizado de emergencia en una clínica privada. José María Marín, el zar del Brasil. Todos con orden de detención, detenidos, a borde de ser procesados con el resultado de las investigaciones del FBI. Y, sin embargo, Joseph Blatter, es reelegido, y sale orondo y festivo como si fuera un maldito inimputable.

Lo más extraño es que solo hasta ahora, una fiscal norteamericana, la Señora Loretta Lynch, sea quien destape con suficientes pruebas, la venta sistemática de votos, los sobornos, los negocios ilícitos con los bancos, el manejo irregular de cuentas, las contabilidades dobles. Una arremetida, que no me asombra por lo agresiva  - pruebas es lo que hay, faltaba que alguien como el FBI se pusiera en la tarea -, me asombra por el momento, por lo intempestiva y coincidencial situación. USA se fue con todo contra una federación criminal, que levantó un estado internacional paralelo a las Naciones Unidas, con más miembros, y de la que recibe una subvención. 

 El juego de poderes dentro de la FIFA tiene una representación política de tensiones entre los estados miembros, en ningún caso ajenos, o desconocedores del juego más o menos permitido, de sus representantes. La mayoría de Estados, sino todos, sabía lo que se cocinaba en la FIFA, desde hace mucho tiempo. ¿Pero qué o quién es un estado, un gobierno, para enfrentar a la Fifa Nostra? De hecho, desde el 2002 se produjo un escándalo debidamente sofocado, a raiz de la primera elección de Blatter, de la que se dijo que había sido comprada. 

 Vladimir Putin acusó a USA de haber presionado a Blatter para que Rusia no se quedara con el mundial 2018. Catar – informó el  Daily Telegraph – simplemente le compró el mundial 2022. Estados Unidos quería a Blatter fuera de la FIFA. De hecho, su candidato, Ali Bin Al Hussein, salió derrotado en la elección. Y la explicación es sencilla: la mayoría de los países quieren que siga Blatter, es una garantía, porque sin escándalos se puede tapar todo entre familia. ¡Qué miedo que hubiera llegado Hussein a la presidencia!

 Cuando el cálculo electoral previo a la elección, tras cabildeos intensos, mostró que Hussein, de la familia real de Jordania, no alcanzaría ni al treinta por ciento de los votos, como se demostró en la elección, la fiscal Loretta Lynch dio el zarpazo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris