Facebook Twitter Google +1     Admin

Amor

20130211165308-amour.jpg

Una buena nota de una película es que cause alguna emoción, que lo ponga a uno  a tiritar, a volar,  a vomitar, que le cause al espectador algo que le agite la existencia. La mayoría de las películas no causan nada, se consumen como las palomitas y la gaseosa, mientras dura la proyección, pagamos por una forma grata de separarnos de la vida, rellenando el tiempo muerto con distracción. Está bien distraerse, quién diría que no a la industria del entretenimiento, que distrae, distrae y distrae a millones en el mundo. Pero también está bien no distraerse, como decían las mamás, todo no puede ser distracción.

 Amor es una película del francés Michael Haneke que no está hecha para distraer, de esos raros, despaciosos films de minoría, completamente teatral, con un guión inteligente y una conversación tan convincente que involucra al espectador en la escenificación doméstica de una agonía, eso a lo que se le teme más que a la muerte misma, y que bien puede ser la agonía del espectador, de muchos, anticipada en una puesta teatral, que a la manera de las tragedias se resuelve de alguna manera. Durísima, por cierto.

 ¿Pero qué cosa podría ser un film para no distraer? ¿Cómo alguien paga para entrar a concentrarse a sufrir? ¿Cómo alguien se ocupa de hacer una película que no va a distraer? ¿Y si Amor no distrae qué cosa hace? Concentra la historia para hacer posible una experiencia, con consecuencias, con alcance, a prueba del olvido instantáneo en el que caen la mayoría de películas.

 Amor es para sufrir, causa una conmoción que obliga a tomar aire, o a suspender. Es capaz de conducir a un espectador a su propia vejez, a ponerlo en situación, lo mete en un drama universal del que él mismo hace parte, aunque no lo acepte.

Un matrimonio de viejos se ve repentinamente afectado por un accidente cerebral de ella que le deja medio cuerpo paralizado. El guion es portentoso porque sabe manejar el tiempo, degrada la situación vital de ella en un ritmo apenas perceptible, hasta ponerla al borde de la muerte. Pero el borde de la muerte es mucho más ancho de lo que imaginamos. Ahí puede permanecer balanceándose más de lo que el hombre resista. Entonces opta por una salida a lo Betty Blue. 

 Premiada en Canes y postulada al Oscar a mejor película extranjera. Acaba de levantarse con tres premios Lumiére, a mejor película, mejor actor y mejor actriz.

 

 Amor Dirección y guión: Michael Haneke  Países: FranciaAustria y AlemaniaAño: 2012. Duración: 127 min. Género: DramaInterpretación: Jean-Louis Trintignant (Georges), Emmanuelle Riva (Anne), Isabelle Huppert (Eva), Alexandre Tharaud (Alexandre) Producción: Margaret Menegoz, Stefan Arnd, Veit Heiduschka y Michael Katz. Fotografía: Darius Khondji.Montaje: Nadine Muse y Monika Willi. 

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Gloria

Muy buena pelicula!

Fecha: 11/02/2013 17:36.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris