Facebook Twitter Google +1     Admin

AZ57: reservado

20110314051901-alvaro-uribeedit.jpg

Hace siete meses que Monseñor Uribe Vélez terminó su reinado. Esperaría que antes del fin de año, en  alguna Corte Penal en el mundo, se lo cite para que responda por el delito de conspiración.

Se cayeron los plomeros, los del primer círculo, los alfiles de los partidos, los gatilleros electrónicos del DAS, ministros, familiares y comisionados. Y por primera vez la Fiscalía ordenó investigar al Ex Monseñor, por las interceptaciones ilegales del DAS. Hay una resolución de acusación contra cinco ex funcionarios del G3, el grupo de apoyo de Narváez y Yamure. Expediente AZ57.

A nombre de la “seguridad democrática” se traspasaron límites legales, se violaron disposiciones, se quiso hacer concurrir “todas las formas de lucha” para sostener el “estado uribista”. Se le mintió a la opinión pública, se incurrió en un perjurio de Estado. Toda la política se hizo bajo la bandera del  “todo vale”. La configuración delictual del Caso Uribe en Colombia, es bastante más complicada que la del caso Nixon en USA.

En la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes ya existe una investigación contra el Ex por el mismo motivo. La Fiscalía le envió copias de evidencias contenidas en el AZ57, con una sección especial titulada:”Presidente Uribe”.

Del resto de la banda, se sabe que: Cayó el Primo, ya fue condenado. José Obdulio era “el jefe de las chuzadas”, está siendo investigado por la Fiscalía. Bernardo Moreno imputado. Edmundo del Castillo investigado. Uribito y el último ministro de agricultura, fueron embargados en sus bienes y llamados a responder por la desviación de recursos del Estado. Pachito metido en la investigación por tratos con los paras. Sabas, hasta el pescuezo en el caso de la Yidispolítica, por cohecho,  y ahora llamado para que responda por sus conversaciones con el paramilitarismo para la segunda reelección. Se conoció un WL de la embajada norteamericano que informa de la agria disputa entre Sabas, como ministro de la política y el Comisionado de Paz, el abullonado Doctor Ternura. Sabas acusó a Ternura de “haberle metido 12.00 paras” al proceso de reinserción. Lo cual pone a Ternura a responder por una cadena de falsas desmovilizaciones, que buscaban inflar los resultados de la “seguridad democrática”; por haber mentido respecto a las entregas de la FARC; por haberse inventado frentes de las AUC, para hacerles el favor a los mafiosos; por suplantación de protocolos de reinserción e intermediaciones con la mafia para financiar reinserciones. Cayó hasta Ciro Ramírez.

Se han abierto investigaciones por corrupción en Notariado y Registro, por legalizaciones del robo de tierras, en la División de Estupefacientes, donde los políticos uribistas negociaban la administración de los bienes transferidos por extinción de dominio. En el Banco Agrario, el Ministerio de Agricultura, y al sistema de regalías.

Los que siguen “libres”, aparte de Monseñor, son dos de sus ministros cómplices. El de la política en el segundo gobierno, cuyo hermano acaba de ser condenado por trabajar desde los tribunales en Medellín para el paramilitarismo. Y el otro, que por estos días se dedica al “buen gobierno”. El mismo que declaró esta semana “Porque el Presidente Uribe –y yo puedo dar fe personal de eso– es un hombre limpio, es un hombre probo, es un hombre comprometido en la lucha contra la corrupción”.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris