Facebook Twitter Google +1     Admin

Un ministro de caricatura

20140224032751-pinzon.jpg

El Ministro Pinzón es una caricatura en su reacción frente a la crisis de espionaje y corrupción en las Fuerzas Armadas. Es una caricatura retórica de sí mismo, que mueve a risa nerviosa. Una caricatura argumental, que se vale de la misma trampa retórica uribista, responder lo que no se le ha preguntado. Una caricatura realista de las Fuerzas Armadas.

Santos debió haberle pedido la renuncia la ministro Pinzón, por lo de las chuzadas del aparato de inteligencia militar, que le ocultó, y por lo de las grabaciones del carrusel de las Fuerzas Armados, que destapó Semana. Según el Ministro Pinzón – en entrevista a Yamid Amat en El Tiempo 23-2-2014) él le renunció al Presidente. Y también según él, el Presidente no aceptó la renuncia que le puso en el escritorio,  porque “estamos para resolver problemas…el país necesita instituciones fuertes y transparente y tenemos que seguir trabajando para que eso sea así”. Jajajajajajajajajaja…………..

Santos no le aceptó la renuncia, porque Pinzón es la cuota de Uribe, en su gobierno. A pesar del proceso de paz con el que el gobierno se comprometió desde 2013, el Ministro, como civil, le hace oposición al proceso, desde su cargo. Y a fe, que no le deben faltar razones, conociendo con quienes es que se está tratando en La Habana. Aún así, la apuesta ya está hecha, se supone que Santos sabe con quién trata.

Preguntado sobre si siente responsable de la crisis, dice sin que se le mueva un pelo de su cabellera engominada, que él habría agradecido a la revista Semana, que le hubiera informado en privado del asunto, para él mismo haber ido a denunciar ante la Fiscalía a las Fuerzas Armadas, que trabajan a sus órdenes, y así haberse evitado un escándalo. Jajajajajajajajajajajaja………..

Ahora resulta que el Ministro Pinzón también se enteró de todo por Semana, que como va, se está consolidando como una agencia privada de inteligencia de medios. Lo que ha debido hacer Alejandro Santos, es haber ido a la oficina del Ministro de su tío, o a donde su tío mismo, para haberles mostrado la sopa de grillos que son las Fuerzas Armadas, y que ellos que dirigen el país, desconocen.

Si el Ministro sabía, técnicamente debería haberse ido a responder penalmente ante la Fiscalía. Si no sabía, también debería haberse ido, porque para qué tener una caricatura en el Ministerio, que no se entera de lo que pasa en las Fuerzas armadas – él dice que no es fácil tratándose de una institución de medio millón de personas -, que ignoraba hasta la semana pasada,  que el General Barrero, le recomienda a sus subalternos detenidos, que armen una mafia para luchar contra los fiscales, que llevan los casos de los falsos positivos.

Pero el Ministro se queda, porque en el corazón del gobierno de Santos, sigue fluyendo sangre uribista. Una caricatura política del poder, que ilumina la caricatura ministerial, naufragando en una sopa de grillos.

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris